El Poder que trae consigo consumir Salvia   

Salvia

Las propiedades y uso de la salvia, esta hierba tan noble, comprende hasta su utilización en las ciencias de la gastronomía, muy empleada en la cocina desde tiempos antiguos por su rico sabor y aroma delicioso que le aporta valor agregado a las comidas.   

La salvia también está relacionada con propiedades medicinales y terapéuticas, ya que actúa como anti-inflamatorio, permitiendo contrarrestar los problemas digestivos sin afectar el hecho de que es rica en antioxidantes. 

El portal web de Wikipedia señala que existen novecientas variedades de esta planta que se cultivan en distintas partes del mundo, de hecho el nombre de la planta proviene del latín salvare, que significa “curar”, por eso es muy solicitada gracias a sus propiedades curativas y beneficiosas para la salud.  

Potentes propiedades y beneficios de la Salvia  

 

Se puede decir respecto de esta que es una hierba silvestre cuyos orígenes radican en el Mediterráneo, de las cuales podemos encontrar más de una variedad alrededor del mundo que van desde salvia negra hasta la salvia blanca, originaria de Chile. 

También en Brasil se encuentra la denominada salvia roja, la cual se caracteriza por su excéntrica flor que ha dado lugar a su cultivo por presentar flores de hermosos colores, no obstante es en Europa donde se observa muchas variedades, igualmente en  Asia y África.  

Sin embargo resalta el hecho de sus múltiples beneficios para el organismo. Esta planta posee en su composición interna propiedades que son anti inflamatorias, las cuales se pueden utilizar en dolores musculares, reuma hasta incluso en algunos caso de inflamación del colon conocido como ‘colon irritable’. 

Así mismo, actúa como antiséptico; se pueden hacer gárgaras con ella para tratar la irritación de la garganta y hasta sirve como enjuague bucal para frenar casos de faringitis causada por inflamación de la faringe o en casos de  gingivitis. 

Dos o tres infusiones al día de esta planta permite aliviar calambres o los mal llamados espasmos estomacales, todo esto gracias a las bondades antiespasmódicas que se le atribuyen a la salvia. 

En el caso de mujeres que padecen de problemas con la menstruación, estas infusiones actuarán como regulador hormonal aliviando los dolores menstruales y para los que sufren de diabetes, les permite controlar los niveles de glucemia ya que elimina el exceso de azúcar en la sangre. 

Igualmente y si padeces de agotamiento o cansancio continuo, la salvia te ayuda a estimular tu sistema nervioso central, generando tranquilidad y controlando los niveles de ansiedad. 

Para pacientes con la enfermedad de Alzheimer, esta hierba coadyuva al funcionamiento de la mente, retrasando la evolución de la enfermedad. 

Y para los deportistas hay buenas noticias, la salvia ayuda a nivelar la sudoración excesiva, que genera pérdida de sales minerales y agua, y ocasionando deshidratación, por lo que el uso de éstas disminuye los malos olores producto del sudor.  

¿Quieres crear tu propio jardín de salvia? 

Para eso lo primero que tienes que hacer es cultivarla. Adquiere las semillas de salvia o sencillamente compra la planta en centros de jardinería y viveros. 

Ten en cuenta que después que la planta haya entrado en su proceso de maduración, debes necesariamente cortar los tallos tiernos que tengan hojas pequeñas, utilizando para esto tijeras de jardín especializadas. 

El aceite de salvia 

El aceite de esta planta se prepara con las hojas de la misma recién cortadas y en gran cantidad, esto te permitirá obtener todo jugo  posible y con un alto nivel de intensidad. 

Así mismo debe tener un base de aceite a lo cual preferiblemente puedes utilizar aceite de coco, de almendra o de sésamo. Srecomiendan por su excelente aroma y dentro de los beneficios que caracterizan al aceite de salvia están los siguientes: 

  • Actúa como agente antibacteriano y antifúngico. 
  • Estudios reflejan que las propiedades antimicrobianas y antioxidantes de este aceite tienen una actividad muy potente contra el E. Coli, Salmonella typhi, S. enteritidis y Shigella sonei. 

 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba