Implantes dentales sin cirugía vs método tradicional

implantes-dentales-sin-cirugia-vs-metodo-tradicional

La necesidad de aceptación de las personas en el entorno donde se desenvuelven y la imponente necesidad de mostrar lo mejor de sí mismos, ha permitido en el campo de la odontología el desarrollo de métodos que permiten a dichas personas salvar su dentadura y mostrar lo mejor al sonreír. Esto nos lleva a la interrogante: ¿Son mejores los implantes dentales sin cirugía que con el método tradicional? ¡Averigüémoslo!

¿Qué son los implantes dentales?

Un implante es una pieza dental, que se coloca por medio de una cirugía en el maxilar debajo de la encía, el cual permite al odontólogo incrustar el diente de reemplazo en el área afectada. Los implantes no se sacan como las dentaduras postizas, sino que quedan fijos (generalmente). También son beneficiosos para la salud bucal general pues no es necesario sujetarlos a otro diente, como los puentes.

implante-por-dentro

El implante se fusiona con el hueso mandibular, proporcionando un cimiento firme para los dientes artificiales. Las prótesis y los puentes colocados sobre los implantes no se deslizan ni se corren en la boca, lo cual es una ventaja especialmente primordial para la masticación y el habla. Este ajuste ayuda a que las prótesis y los puentes (así como las coronas individuales colocadas sobre los implantes) se sientan más naturales que los convencionales.

El procedimiento seguido para una cirugía de implante odontológico depende del tipo de implante y de la condición de la mandíbula. La cirugía de implante dental puede abarcar varios procedimientos, pero generalmente es dolorosa. El primordial beneficio de este tratamiento es una base sólida para todos los dientes nuevos, un proceso que requiere que el hueso se cicatrice vigorosamente alrededor del implante. Debido a que esta cicatrización ósea lleva tiempo, el progreso puede llevar varios meses.

Con cirugía vs sin cirugía:

Así como en cualquier cirugía, la de un implante dental presenta algunos puntos que es importante abarcar. Sin embargo, es raro que surjan problemas y, si ocurren, son generalmente menores y se tratan con facilidad. Los riesgos incluyen:

  • Infección en el área del implante
  • Lesión o daño en las estructuras próximas, a otros dientes o vasos sanguíneos.
  • Lesión a los nervios, que puede originar dolor, parálisis o cosquilleo en los dientes naturales, las encías, los labios o el mentón
  • Problemas sinusales, cuando los implantes dentales colocados en la mandíbula superior sobresalen por una de las cavidades sinusales.

Para realizarse una cirugía de implante dental deben tener en consideración lo siguiente, evaluación minuciosa del paciente a fin de prepararlo para el proceso esto incluye:

  • Examen dental integral. Es posible que se tomen radiografías dentales e imágenes en 3D, y te hagan moldes de los dientes y la mandíbula.
  • Revisión de la historia clínica del paciente. Dile al especialista si tienes algún trastorno médico y si estás tomando medicamentos, incluidos suplementos y drogas recetadas y de venta libre. Si tienes alguna enfermedad cardíaca o implantes ortopédicos, el médico puede prescribirte antibióticos antes de la cirugía para prevenir infecciones.
  • Plan de tratamiento. Este plan, creado en función de tu situación, tiene en cuenta factores tales como la cantidad de dientes que deben reemplazarse y el estado de la mandíbula y los dientes restantes.

Implantología dental sin cirugía

Algunos cirujanos prefieren definirlo como una cirugía mínimamente invasiva. No se usa un bisturí, no se corta ningún tejido y no hay que hacer puntos. Por lo tanto, se evita el sangrado la zona no se inflama y luego de la intervención no está presente el dolor

Estos implantes siguen unas pautas muy concretas de planificación. Con el uso de un equipo de computación se analizan las condiciones de la dentadura del paciente. Se hace un diseño 3D y se mira cuál es el punto exacto donde se colocará la prótesis, siempre tratando de evitar las zonas con tejido blando.

Los implantes dentales sin cirugía son el resultado de los avances que se han logrado en el uso de materiales y diseño de prótesis dentales. Hace años, la única manera de ponerlos era abriendo la encía para llegar al hueso, donde se colocan estos implantes. Hoy todavía se sigue haciendo así, aunque poco a poco la nueva técnica está dejando paso a metodologías anteriores que provocan malestar a la persona.

En conclusión:

Las personas van a preferir este último procedimiento, debido a que se evita el dolor, el edema el proceso de recuperación es corto, lo que permitirá a la persona volver rápidamente a su vida habitual y a los especialistas en el cuidado bucal redimirse ante el miedo que presentan las mismas a sentarse en la unidad dental y conseguir con esto la sonrisa tan ansiada por todos hoy día.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba