Dieta hipertensión

Descubre la mejor Dieta para la Hipertensión

La hipertensión o tensión arterial alta es una afección muy frecuente en la sociedad moderna que si no es tratada oportunamente puede conllevar a graves problemas para la salud, como fallos cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares y hasta la muerte.

En España, los casos de hipertensión son realmente alarmantes.

Más de 14 millones de españoles, más del 42% de la población adulta, sufre de algún problema relacionado con la tensión arterial según indica la Sociedad Española de Hipertensión, causando la muerte por infarto al corazón en más de 12.000 pacientes anuales, lo que significa el primer motivo de fallecimientos en el país.

¿Cuáles son las Causas de la Hipertensión?

No hay conclusiones definitivas sobre las causas de la hipertensión, pero muchos estudios señalan que hay factores genéticos o hereditarios que pueden predisponer a padecerla en el transcurso de los años.

En otros casos la hipertensión pudiera aparecer como consecuencia de enfermedades de las glándulas suprarrenales o ingesta de ciertos medicamentos y drogas, fumar, sedentarismo, entre otros.
En lo que todos los médicos coinciden es que este problema puede ser controlado con un cambio de estilo de vida que incluya una dieta para la hipertensión, de esta manera es posible mantener los niveles sanguíneos con una presión normal y mantener un ritmo de vida saludable.

La mejor Dieta para Bajar la Tensión

La mejor dieta para bajar la tensión está basada principalmente en una reducción del consumo de sal, tanto la sal que ya viene incorporada en los alimentos como la que se añade durante su preparación o consumo.

Una dieta sin sal es importante, ya que este mineral bloquea un sistema de regulación cerebral que regula la tensión. Sin embargo, a muchos les cuesta llevar una dieta para hipertensos porque creen que las comidas no tendrán sabor.

Precisamente la gastronomía española es famosa por sus carnes y embutidos curados con sal, paellas y demás alimentos con altos niveles de sal, pero sí es posible cumplir una dieta para bajar la tensión sin perder sabor.

Muchos médicos recomiendan una dieta para la hipertensión llamada DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension), cuyo objetivo es reducir la ingesta de sal de 1.500 a 2.300 miligramos al día, basada en una alimentación balanceada con una cantidad mínima de sal y sin perder sabor.

¿En qué consiste la dieta DASH?

  • En reducir la cantidad de sal a menos de seis gramos al día. Para lograrlo, es importante revisar las etiquetas de los productos y verificar cuánta sal contienen.
  • En reducir lo máximo posible el consumo de embutidos, ketchup, patatas fritas, tocinos, snacks, sopas preelaboradas, quesos, manteca de cerdo, etcétera.
  • Para sustituir la sal y dar sabor a los alimentos, se puede incorporar especias como la nuez moscada, mostaza, pimienta, laurel, ajo, zumo de limón, etcétera.
  • Consumir verduras y frutas (cuatro o cinco porciones diarias), productos lácteos sin grasa (dos o tres porciones diarias), granos enteros, preferiblemente integrales (siete porciones al día), pescados, carnes magras y carnes blancas como aves (dos porciones diarias), frutos secos (cuatro porciones al día), aceites vegetales (de dos a tres porciones diarias) y azúcares y dulces (menos de cinco porciones a la semana).
  • Aumentar el consumo de vitaminas A y C a través de frutas y legumbres como la espinaca, naranja, limón, fresa, mango, brócoli, etc.
  • El calcio y el potasio son excelentes para reducir la presión arterial y se consiguen en plátanos, tomates, patatas, lácteos, almendras y legumbres.
  • Hay alimentos muy indicados para la reducción de la presión arterial, además de bajar los niveles de colesterol, como son el ajo, la cebolla y la miel de abejas. Infórmate más acerca de ellos haciendo clic aquí.

Estilo de vida saludable

Además de cumplir con esta dieta para la hipertensión también hay otros factores que ayudan significativamente a reducir la tensión:

  • Hacer ejercicios moderados o practicar algún deporte de bajo impacto.
  • Tomar suficiente agua al día, mínimo 1,5 litros de agua al día.
  • No abusar del alcohol y no fumar.
  • Consumir las tres comidas y sus meriendas regularmente, a una hora específica. El desayuno debe tomarse en la primera hora al levantarse y la última comida debe ser dos horas antes de dormir.

Siguiendo estos pasos es posible bajar la tensión y mejorar la calidad de vida.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba