Cálculos biliares en las Dietas de Bajas Calorías

calculos biliares

¿Sabías que llevar una dieta muy baja en calorías te hace correr un alto riesgo de desarrollar cálculos biliares? Si no lo sabías, debes leer este artículo sí o sí. Te contaremos por qué y cómo prevenir que te ocurra.

Los estudios han demostrado que más del 50% de las personas que se ponen a dieta y están comiendo menos de 600 calorías diarias – esto se traduce en menos de 4 gramos de grasa el día – desarrollan cálculos biliares. Este es un efecto secundario de las dietas bajas calorías que comúnmente se realizan. Estas estadísticas se han arrojado tras comprobar que eran la causante de que requieran extirpación de los cálculos biliares medio millón de norteamericanos al año con un costo de 5 billones de dólares.

Según dice el experto en obesidad Steven Heymsfield, médico en el Hospital Luke Roosevelt en Nueva York, una forma de reducir el riesgo es comer un poco de grasa saludable todo los días.

Pero, ¿cuál es la causa principal que provoca los cálculos biliares?

Ser obeso es la causa primordial que provoca los cálculos. Sin embargo, irónicamente si se reduce drásticamente el consumo de grasa en su dieta diaria los cálculos no se contraen y expelen bilis al intestino. La bilis se acumula y puede provocar la formación de cálculos.

La solución, según el Dr. Heymsfield, es incluir por lo menos de 5 a 10 gr. de grasa en un alimento al día. Esto es suficiente para estimular a la vesícula biliar a que vacíe la bilis completamente, retardando la formación de cálculos.

Entonces, ¿cómo resolvemos esta contradicción? Por un lado, tenemos que hacer una dieta restrictiva en calorías, ya que la obesidad es uno de los mayores causales, pero por otro, tenemos que evitar que esta dieta sea 0% grasas. Lo sabemos, es complicado, pero para nada imposible. También es posible optimizar la dieta para que nos aporte todos los nutrientes que necesitamos mientras utilizamos algún suplemento potenciador de sus resultados para bajar de peso.

Con el fin de obtener las grasas de manera saludable y no comprometer de ningún modo la salud y/o los objetivos que se buscan con una dieta equilibrada, lo más beneficioso será añadir al menos dos cucharadas pequeñas de aceite de oliva en la dieta. 

Al hacerlo es posible obtener la cantidad mínima de grasa que el organismo requiere para estimular la vesícula biliar y prevenir el desarrollo de los cálculos. 

Alimentos con grasas saludables para mejorar su dieta bajas calorías:

  • Nueces (de macadamia, del brasil, pecan), almendras, pistachos y avellanas
  • Semillas de chia, zapallo, girasol
  • Avocado (también llamado aguacate o palta)
  • Maní o pasta de maní (cacahuete), soja
  • Aceite de oliva u olivas
  • Pescados azules (salmón, sardina, bonito, atún, pez espada)
  • Huevos
  • Linaza molida
  • Garbanzos

Lógicamente, estos alimentos deben incorporarse como par de nuestra dieta pero, recordemos la primera recomendación: deben comprender entre 5-10 gramos de grasa diaria. Estos alimentos aunque sean saludable, deben consumirse con moderación ya que tienen un valor calórico alto.

De igual modo, es preciso mencionar que lo más aconsejable es consultar con un nutriólogo o especialista, ya QUE resulta fundamental saber los riesgos que tienen las dietas bajas en calorías. 

Muchos profesionales de la salud consideran que sus resultados no son tan milagrosos y a largo plazo, otras alternativas podrían ofrecer los mismos resultados.  

Los principales síntomas 

Los cálculos biliares no causan síntomas en la mayoría de los casos y estos se descubren por casualidad durante un examen de otro tipo, por ejemplo durante una radiografía. 

Es solo durante una crisis, conocida como «cólico biliar«, que uno puede darse cuenta de que tiene cálculos, una crisis que ocurre cuando una o más piedras se vierten en el conducto que conduce al intestino y lo bloquean.  

La vesícula biliar se hincha y se vuelve muy dolorosa. Estas crisis duran de 30 minutos a unas pocas horas y se repiten cada vez con mayor frecuencia, siendo los síntomas de la crisis: 

  • Dolor intenso a la derecha del estómago, debajo del hígado. 
  • Palidez y humedad de la piel. 
  • Irradiación del dolor hasta la espalda. 
  • Náuseas y vómitos. 
  • Un cambio en el color de la orina, ya que este se vuelve muy oscuro. 
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba