Gastritis

Descubre las Causas y Cómo tratar la Gastritis simple 

La Gastritis simple (o dispepsia aguda) es una irritación aguda de la mucosa gástrica causada por diversos factores como el consumo de algunos medicamentos, el alcohol, la bacteria Helicobacter y el más relevante, la mala alimentación. 

Esta mucosa gástrica, cuya función es proteger el estómago de los jugos gástricos, se inflama, produciendo un fuerte dolor abdominal y sensación de quemazón. Aunque no se tienen datos exactos, la Sociedad española de patología digestiva estima que una de cada 450 personas padece de algún trastorno asociado con esta enfermedad. 

Síntomas de la Gastritis   

Además del dolor en el abdomen y ardor estomacal, existen otros síntomas asociados a la Gastritis como: 

  • Náuseas  
  • Vómitos 
  • Flatulencia y molestias intestinales (aerofagia) 
  • Inapetencia, muy pocas de comer
  • Fatiga constante
  • Heces de color oscuro y con sangre. 

Los síntomas asociados a la Gastritis dependerán del tipo que se padezca. Las Gastritis agudas suelen durar solo algunos días y sus síntomas son leves y controlables, las de tipo crónico pueden producir fuertes dolores y durar meses, incluso años.  

Otros tipos de Gastritis como la erosiva producen también fuertes vómitos y sangre. La Gastritis atrófica puede manifestar síntomas como la anemia, sin  embargo, un diagnóstico exhaustivo es lo más recomendable en cualquiera de los casos. 

Causas de las Gastritis 

Las causas de la Gastritis son muy diversas debido a la variedad  de síntomas que esta enfermedad presenta. Esta afectación gastrointestinal puede ser originada por muchos factores, siendo los siguientes los más comunes. 

  • Elevado nivel de estrés. 
  • El consumo exagerados de algunos fármacos como anti inflamatorios o analgésicos. 
  • Infecciones por la bacteria Helicobacter pylori. 
  • Abuso de alcohol. 
  • Consumo de algunos productos venenosos. 
  • Fumar.
  • Trastornos en el sistema inmunológico o anemia. 
  • El abuso en el consumo de comida, sobre todo las picantes. 
  • El abuso en bebidas gaseosas o artificiales. 

Diagnóstico de la Gastritis 

Para el diagnóstico de la gastritis es primordial revisar los síntomas asociados a esta enfermedad descritos en los párrafos anteriores. 

En caso de dolores crónicos siempre es importante acudir a un especialista que después del chequeo de rutina decidirá o no aplicar algunos de los métodos de diagnósticos más conocidos, entre ellos la gastroscopia, la cual explora el  estado del estómago y sus mucosas. 

Además de la gastroscopia existen los análisis de sangre  que determinan los niveles de glóbulos y la presencia o no de anemia, y los exámenes de heces para determinar la presencia de sangrado. 

Recomendaciones para Recuperarse de una Gastritis 

Aunque en su estado crónico la Gastritis requiera de tratamientos indicados por especialistas, existen muchas recetas naturales que ayudan a prevenir y a aliviar una Gastritis simple. 

Lo primero a tomar en consideración cuando se padece de Gastritis simple es el tipo de  régimen alimenticio que se debe adoptar para evitar recaídas. 

La ingesta de ciertos alimentos es clave como cualquier receta que se tome para tratar la Gastritis. Cuando se padece Gastritis deben evitarse alimentos como brócoli, coliflor, frutas ácidas, lácteos enteros, embutidos, cafeína y salsas con alto condimento

Por otro lado existen una variedad de alimentos que si se pueden consumir y además coadyuvan a la regeneración de la gastritis simple. Estos alimentos son pescados, arroz, productos lácteos desnatados, infusiones sin cafeínas, frutas como la papaya, el plátano y la zanahoria y carnes magras como el pollo o pavo. 

Recetas Naturales para Combatir la Gastritis simple 

Los tratamientos naturales para tratar la Gastritis son muy variados. Uno de los más simples es el tomar agua fría con sal de Selz o un buen té frío. 

También existen otras recetas como la linaza, la cual se remoja durante doce horas y se cuela para tomar después de cada comida; el limón que también se bebe después de comer en una taza de agua tibia y sirve para cicatrizar las lesiones estomacales.  

En cuanto a las frutas, la papaya es una de las más importantes en el tratamiento de la Gastritis simple. Así que licúa un trozo de papaya y plátano con una cucharada de avena y tómala después del desayuno.  

También el aloe vera y el jengibre son excelentes coadyuvantes en la recuperación gástrica. ¡Cuida tu estómago! 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba