Los efectos que el consumo de drogas puede provocar en deportistas

Los efectos que el consumo de drogas puede provocar en deportistas

El consumo de drogas y los deportes, por desgracia, han estado muy relacionados en las últimas décadas, sobre todo si hablamos de deportistas profesionales. Desde hace un tiempo existe una estrecha relación entre las drogas y la práctica deportiva, debido a que muchas personas siguen pensando que pueden llegar a mejorar sus condiciones físicas y psicológicas a través del consumo de sustancias ilegales.

No obstante, el camino que une las drogas y el deporte también cuenta con un sentido positivo, ya que cualquier práctica deportiva está considerada un método y un factor de protección de cara a la drogodependencia. El deporte actúa como una barrera protectora que puede ayudar a cualquier persona que consuma drogas a encontrar una nueva dirección en su vida, sana y deportista.

Por todo esto, en el día de hoy hemos querido colaborar con las Clínicas CITA, el Centro especializado en Investigación y Tratamiento de Adicciones, para resumir los efectos negativos que produce el consumo de drogas en deportistas, tanto a nivel físico como psicológico.

Efectos físicos de las drogas en deportistas

Los efectos físicos que produce el consumo de drogas en deportistas viene determinado, en gran medida, por el tipo de droga que se consuma. Está claro que no afecta del mismo modo, por ejemplo, el consumo de cocaína que el consumo de cannabis o el de LSD, por lo que en realidad cada droga puede influir de una manera y otra en el organismo dependiendo de si es alucinógena, psicodepresora o estimulante, entre otros muchos tipos.

De este modo, habrá drogas que provoquen, por ejemplo, un aumento del pulso con la consiguiente elevación de la tensión arterial, principales causas para que esto derive en un infarto al corazón. Además, muchas drogas también contraen o dilatan de manera excesiva los vasos sanguíneos, produciendo una disminución o un aumento desmesurado de la fluidez de la sangre.

Por otra parte, los efectos físicos de las drogas también pueden actuar en otros sistemas de nuestro organismo provocando desde pérdidas de apetito, hasta insomnio, vómitos, pérdida de la atención, dificultad para concentrarse, bajadas de tensión, insuficiencias respiratorias y temblores.

Sea como sea, lo que está claro es que las drogas producen un efecto negativo sobre nuestro cuerpo actuando de manera directa, sobre todo, en nuestro sistema respiratorio, cardiovascular, digestivo y nervioso y pudiendo provocar lesiones, enfermedades e incluso, la muerte.

Efectos psicológicos que provocan las drogas

Además de los efectos físicos que las drogas provocan en nuestro organismo, su actuación no queda exclusivamente ahí, ya que las drogas son también un importante factor que afecta a nuestra salud psicológica, induciendo a un control equivocado de las emociones y provocando trastornos importantes en el comportamiento de los deportistas.

Entre otras afecciones, el consumo de drogas en deportistas puede provocar episodios de pánico, ansiedad y depresión, así como comportamientos compulsivos y polarizados que pueden acabar derivando en una crisis nerviosa, en un principio de bipolaridad o en cualquier otro trastorno mental de este tipo.

Además, como ya vimos que las drogas afectan a la capacidad de atención y concentración, también pueden ser una causa para desarrollar un trastorno por déficit de atención o problemas de coordinación de movimientos. Sin duda, ambos efectos tienen consecuencias fatales para los deportistas que ven mermadas sus capacidades tanto a nivel físico y corporal como a nivel mental, interviniendo directamente en su rendimiento y sus resultados deportivos.

Un claro descenso del rendimiento deportivo

Lo que está claro después de ver todos los efectos negativos que las drogas provocan en todos los deportistas es que, además, estos también ven mermadas sus capacidades deportivas: su rendimiento baja, su resistencia disminuye, son más propensos a sufrir lesiones, pierden capacidad de concentración…

Las drogas afectan de una manera directa y muy negativa a los deportistas, dañando y distorsionando el funcionamiento de su cerebro y, por ende, la capacidad de controlar sus movimientos y reacciones. Todo esto ocasiona un descenso más que importante del rendimiento deportivo, afectando tanto a la intensidad como a la productividad de los entrenamientos, así como a los resultados en las competiciones y eventos deportivos.

Es innegable que el consumo de drogas en deportistas hace que estos puedan incluso llegar a perder sus posiciones dentro del deporte, por lo que estas sustancias están consideradas de alto riesgo para todos, pero mucho más para los deportistas profesionales y de alto rendimiento.

La indispensable ayuda profesional en estos casos

En definitiva, estamos seguros de que el deporte puede funcionar de una manera más que óptima a la hora de ayudar a una persona a alejarse del consumo de sustancias y drogas, ya que puede funcionar como un método de distracción en el que, además, trabajamos por y para la salud de nuestro cuerpo.

De todos modos, sea como sea, la práctica del deporte siempre se debe tomar como una actividad complementaria, que va de la mano con un tratamiento profesional tanto médico como psicológico, que pueda evaluar de manera técnica el caso concreto, el contexto y las aptitudes individuales de cada persona. De esta forma, nos aseguramos que el tratamiento sea completamente adecuado y esté totalmente centrado en la mejoría del drogodependiente.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba