Los glúteos no son sino músculos, que a fuerza de no moverse se ablandan y no resisten la fuerza de atracción terrestre. Los malos hábitos alimenticios, subir y bajar de peso de forma brusca, las dietas con efecto YO-YO y la falta de cuidados adecuados, son otros factores que influyen en la pérdida de tono en esa zona.  

Sin embargo, hoy en día podemos aumentarlo, reafirmarlo y darle una apariencia nueva gracias a tu propia grasa. Este es un tipo de implante que se ha convertido en un boom dentro de las cirugías de glúteos de los últimos años, haciendo posible que desaparezca de tu vida el aplanamiento, descolgamiento de piel en la zona glútea. 

Qué es la Cirugía Plástica de Glúteos con Grasa Antóloga? 

El aumento de glúteos con grasa antóloga te permite remodelar a través de injertos por medio de una liposucción, evitando cualquier inconveniente con rellenos sintéticos y obteniendo como resultado la proyección deseada en cuanto aumento se refiere, dando un efecto natural a tu nueva retaguardia.  

Su precio varía según cada paciente ya que todas las necesidades son distintas. Aunque un estimado real es de 4500$ a 7800$. 

Este tipo de intervenciones deben ser analizadas con el cirujano reiteradas veces para lograr ese aumento y remodelación que deses. En una exploración previa se toman en cuenta diversos factores, como el estado de salud, edad, antecedentes de cualquier tipo de enfermedad. También es importantísimo que cuentes con las medidas de seguridad necesarias que garanticen tu salud y bienestar.  

Ventajas de la cirugía de aumento de glúteos con tu propio tejido adiposo

Una de las mayores ventajas de realizarte un aumento de glúteos con tu tejido adiposo, es que te beneficias también de la reducción en aquellas zonas que tienes acúmulo de grasa. De esta manera, puedes distribuir el tejido de forma uniforme para que tus glúteos se vean naturales, con la forma deseada, y logrando que el glúteo destaque y se defina, tanto en la vista desde atrás como de perfil. 

Debes tomar en cuenta que cada cuerpo es distinto, y cuando se busca resultados de calidad, debido a que cada paciente tiene una proporción diferente en tamaño y demás, hay que analizar muy bien cada caso en particular. Si se busca prominencia y firmeza, hay que estudiar la curvatura de la columna lumbar (espalda baja), la cantidad de tejido graso que esté disponible y la firmeza o flacidez de tus tejidos.  

Un error muy común cuando se realiza un aumento de glúteos es confiar solamente en la operación. Si bien es cierto que la cirugía soluciona el problema de tamaño, el paciente debe ejercitar la zona con un peso moderado (para la activación del músculo) por lo menos 3 veces por semana. Esto sin duda ayudará a mantener la forma y la firmeza de tus nuevos glúteos, siempre que además lo acompañes con una alimentación saludable.  

Existe otro método que también suele ser escogido por algunas mujeres, y es la prótesis, muy parecida a las que son usadas para los senos, que se ubican por debajo o sobre el glúteo mayor. Aunque es recomendada, tiene frecuentes inconvenientes de asimetría y apariencia poco natural. Sin embargo, es una opción muy usada en países de Latinoamérica como Brasil, Colombia y Venezuela.  

Posoperatorio de Aumento de Glúteos con grasa propia 

La recuperación suele ser un punto bastante importante en una intervención de esta categoría. Este aumento y remodelación de glúteos tiene una recuperación dolorosa, con un reposo importante, dado que no se deben realizar esfuerzos físicos durante un tiempo, con el fin de evitar el sangrado, o cualquier desplazamiento del injerto o implante 

Con un buen analgésico y unos días de descanso, el paciente puede volver a reincorporarse a sus actividades, usando faja ortopédica durante un mes, no debiendo conducir ni usar ropa incomoda, y cuidando muy bien la zona de la operación.  

Otro punto más que importante, es acudir al especialista para corroborar que todo marche bien. Cada paciente, según su condición, tendrá distintas recomendaciones para volver a su vida normal. Pero ten en cuenta que las revisiones posoperatorias con el médico, deben ser unas 6, como mínimo, en el primer año luego de la cirugía.

Cirugía Plástica de Glúteos: Aumento y Remodelación, con y sin Implantes
¿Qué te pareció este artículo?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here